KLIMATYCZNY PANEL OBYWATELSKI Guía para ayuntamientos

Los paneles ciudadano climáticos pueden iniciarlos no sólo los activistas sino también el alcalde o el concejo municipal. Para proteger el clima a nivel local, vale la pena comenzar preparando un plan de acción global, que incluya desde las nuevas fuentes de energía, pasando por el aislamiento de los edificios, hasta los alimentos, y presentar sólo los temas más importantes o controvertidos a los paneles ciudadanos.

Gracias a la organización del panel ciudadano, es posible conocer la opinión de los habitantes sobre la protección del clima, lo que les gustaría que se introdujera en su ciudad y qué soluciones estarían de acuerdo en adoptar. Uno de los principales beneficios de obtener las recomendaciones del panel es que es posible actuar conforme a las expectativas de los habitantes, contando con el apoyo público para la implementación de las soluciones elegidas.

El panel ciudadano es una fórmula completamente diferente para involucrar a los habitantes en la toma de decisiones que las consultas sociales abiertas. En primer lugar, los residentes que participan en el panel reciben una gran cantidad de conocimientos: el panel comienza con una etapa educativa. También hay mucho tiempo para deliberar, para discutir los pros y los contras de cada una de las soluciones. Gracias a ello, las recomendaciones del panel puedan ser conscientes y bien pensadas. Toda la fórmula del panel está diseñada de forma que pueda confiarse en sus recomendaciones finales. 

Además, vale la pena destacar que la composición del panel puede considerarse como representativa: está formado por un grupo que ha resultado elegido mediante sorteo siguiendo criterios demográficos. Los participantes en el panel se sortean potencialmente entre todos los habitantes y solo pueden presentarse aquellas personas que hayan recibido una carta de invitación. Por lo tanto, es poco probable que surja la situación, como ocurre a menudo en las consultas públicas abiertas, de que participen siempre las mismas personas.

Las reuniones del panel las conducen facilitadores, lo que ayuda a crear un ambiente propicio para la conversación. Por otro lado, el reconocimiento de las recomendaciones del panel como vinculantes, si reciben un apoyo del 80 %, promueve la participación de los habitantes y conforma un sentido de responsabilidad.

La función básica del ayuntamiento en el panel ciudadano es preparar el proceso de selección de los coordinadores, especificar el alcance de la temática del panel (determinar las cuestiones a resolver), cooperar en el sorteo de las personas que participarán en el panel y apoyar la promoción del panel u organizar toda la campaña promocional, dependiendo del modelo que se elija.

¿Por dónde empezar? Sería ideal que al principio el ayuntamiento organizase un taller sobre paneles ciudadanos para el alcalde, los concejales y las personas clave de la administración local. Es una oportunidad para aprender más sobre cómo funciona la democracia deliberativa en la práctica y también es el momento de realizar preguntas, para poder entender todos los detalles y sentirse seguro al poner en marcha el panel. Es muy importante que el ayuntamiento cuente con una buena preparación para el panel.

Una vez que el alcalde o el concejo municipal haya decidido celebrar un panel ciudadano climático en vuestra ciudad, el siguiente paso es determinar cuáles son los temas específicos a tratar en él. Sería adecuado organizar un taller con representantes de organizaciones no gubernamentales y expertos externos para llegar a un acuerdo común. Se trata de que las cuestiones elegidas cuenten con un amplio apoyo público.

Otra cosa que hay que hacer es seleccionar el equipo de coordinadores del panel. Los coordinadores puede elegirlos el ayuntamiento mediante un concurso para organizaciones no gubernamentales o una licitación pública. Es adecuado determinar de antemano qué presupuesto se asigna al panel, para que los licitadores no compitan entre sí en términos de precio. Es mucho mejor si el concurso consiste en qué organización o empresa administrará mejor el panel, y no cuál es la más barata.

¿Participa el ayuntamiento directamente en el propio panel? Sí, en este sentido existe una gran variedad de posibilidades. Al principio, el ayuntamiento puede proponer hilos temáticos para la etapa educativa y también puede proponer expertos para su presentación. Por lo general, hay tiempo en el programa para que el ayuntamiento presente sus actividades y planes para el futuro. El ayuntamiento también puede proponer soluciones y comentar las que otros propongan. En una etapa posterior, el ayuntamiento evalúa las propuestas presentadas, de forma que los panelistas sepan cuál es el nivel de gasto, y comprueba si la implementación de las propuestas individuales sería legal.

Aunque el ayuntamiento encarga el panel, las decisiones finales relativas el desarrollo del panel y el programa son responsabilidad de los coordinadores, cuya independencia es una de las normas básicas. El ayuntamiento puede, por ejemplo, proponer expertos para la etapa educativa del proyecto, pero los coordinadores deciden quiénes serán los elegidos en última instancia. Es similar a pasar la itv del coche: aunque somos los que la pagamos, no decidimos si el coche la pasa o no. La independencia de los coordinadores aumenta la confianza de los ciudadanos en todo el proceso y además tiene como objetivo un trato justo de todas las partes.

Por último, solo queda la implementación de las recomendaciones, que es competencia, obviamente, del ayuntamiento. Cabría decidir si la coordinación de la implementación de las recomendaciones será competencia de un funcionario o de una empresa externa. ¿O tal vez crear una unidad especial para este propósito? Vale la pena asegurarse de que todo el proceso se desarrolle de forma totalmente transparente: la página web debe presentar el plan de implementación de todas las recomendaciones, contar con información sobre las personas responsables de la misma, así como mostrar información sobre el estado de aplicación de cada recomendación. Una buena práctica en esta etapa es que el alcalde designe un equipo de supervisión independiente para realizar el seguimiento de la implementación de las recomendaciones.